Léxico.

27Jun08

Constantemente, personas que desean hacer mejores fotos, me buscan para aclarar sus dudas acerca de que óptica comprar. Es natural que personas que apenas están empezando en esto, o que lo hacen por afición y simplemente quieren hacerlo mejor, busquen ayuda en “profesionales” del ramo. Supongo que sucede así con cualquier actividad.

 

Lo que no es igual en todas las actividades, es que esta consulta cuando se trata de lentes, tiene implicaciones profundas. El mundo actualmente requiere de las personas que se definan por sus pertenencias materiales. Siempre habrá un mejor automovil o un nuevo teléfono celular que deja obsoleta la tecnología que era de punta hace 3 o 4 horas. Probablemente el 90% de las personas utilizan su teléfono para hacer llamadas el 99% del tiempo. Esa tecnología existe hace décadas y sin embargo, yo personalmente tengo un aparato relativamente actualizado que tiene funciones que jamas he utilizado. En el mundo de la imagen sucede lo mismo. Ahora bien la bolsa de cámara mas pesada no necesariamente garantiza las mejores fotos.  

 

 

Para poder ahorrar tiempo a la hora de “ayudar” a muchos en su elección de lentes, expongo aquí una técnica simple que a mi me dio resultados y no me llevó a la quiebra. Además de una consagración final que aunque surge de una observación que puede parecer elemental, soporta de buena manera esa “técnica”.

 

La idea fundamental de todo principiante es cubrir el mayor rango focal posible. Vamos a suponer que se cuenta con una reflex de lentes intercambiables, sea digital o de película (para los románticos, que es en lo que se convirtió el medio con la avasalladora presencia de los sensores hoy en día.). Probablemente si se trata de una reflex relativamente reciente, esta venia con un lente zoom. Generalmente un 28-80mm con diafragma variable 3,5-5,6, o algo muy parecido. Si se trata de una cámara mas “antigua”, podría apostar que esta cuenta con un 50mm diafragma f2 o f1,8. En este ultimo caso nuestro hipotético principiante esta en un problema mayor que en el primer caso. 

 

 

Con los lentes zoom se cubre un rango focal mas amplio que con los fijos, sobra decirlo, pero para el caso puede ser importante recordarlo. Tristemente los lentes zoom que regalan con las cámaras no son la gran cosa. Y digo tristemente porque todos lo prefieren sobre el 50mm de la cámara del viejo, que con total seguridad, es una joya óptica. La buena noticia es que hacen bien al preferirlo.

 

Como dije antes, la necesidad del principiante siempre o casi siempre, se va por los lados de cubrir mucho rango focal. El principiante sueña con los grandes teleobjetivos de los “profesionales”, sueña con “aumentar” mucho las cosas; y así mismo desea lo opuesto, que la catedral le quepa en un solo cuadro y ojala disparando desde el atrio..

 

 

Sin embargo el teleobjetivo gigante cuesta unas 5 o 10 veces lo que cuesta su cámara, incluido el zoom. Y ni hablar del ojo de pescado… Entonces el principiante, que ya leyó todos los catálogos y navego por 4 o 5 tiendas virtuales, contando las rebajas de ebay, decide que la tarea le queda grande y prefiere buscar a alguien que le diga, comprese tal o cual lente. El que le responda o es un irresponsable, o conoce tanto el trabajo de esa persona que puede tranquilamente recomendar una distancia focal. Vamos a suponer que lo ultimo no es posible (Y ya se vera que no es solo una suposición).

 

 

Si no se puede recomendar un lente, entonces que hacer? Fácil! Recomendar todos los lentes, o muchos para evitar caer en exceso en la hipérbole. Es mas barato y es un consejo sabio.

 

Sin caer en tecnicismos, sino mas bien evitandolos, lo mejor es recomendar, previo interrogatorio acerca de los “gustos” y de la óptica con que ya cuenta, un buen par de zooms. De esos zooms “ciegos” con diafragmas cerrados, y que se estiran como una serpentina. Lentes económicos, que después harán sonrojar a su dueño. Hablo en plural porque tampoco se trata de recomendar lentes demasiado malos como esos que van desde 28mm hasta 300mm en un solo lente y además traen una función macro y estabilizacion de imagen y pesan lo que un ipod y además regalan un bono para un café al comprarlos.

 

Es mejor comprar un zoom desde gran angular hasta un tele corto, algo así como un 18-55mm o el todo terreno 28-70mm. (No quiero extenderme en explicaciones, así que quien lo desee puede encontrar, seguramente en wiki, una definición de “gran angular” o “teleobjetivo”) Y otro que lo complemente, como un 70-200mm o 70-300mm. Cambiarlos en la calle o en donde quiera, le dará una sensación mas “pro” a su dueño y con seguridad van a ser mucho mejores ópticamente, que el q incluye el café. La idea es que estos NO sean lentes con diafragma f2,8. Sino los que tienen un diafragma variable, f4-5,6 por ejemplo. Estos últimos son los de la linea económica. Incluso, en este renglón del mercado comprar lentes genéricos, (Tamron, Sigma, Tokina) no hará mella en la calidad de las fotos. (Por supuesto que suponemos que ya se cuenta con un primer lente, entonces se debe comprar solamente el que lo complementa. Aunque también se puede ampliar su rango con otro zoom similar, depende de la cuenta del banco. En general dos lentes son una buena cantidad para llevar a cabo el ejercicio.).

 

Sin embargo la tarea no termina ahí. Es mas, apenas comienza. Una vez se cuenta con un rango focal desde gran angular hasta tele, digamos desde 18mm hasta 200mm, la idea es disparar hasta que los lentes revienten. Cuando los lentes se dañen o la cámara decida hacer lo mismo; cuando la cantidad de disparos sea inmensa, y luego de una pequeña operación estadística, esos dos pedazos de plástico, ahora rayados y averiados, revelaran cual es el rango focal que su dueño mas utiliza.

 

Si el caso implica una cámara análoga, encontrarlo requiere un poco mas de trabajo. Hay que tratar de recordar que distancia se uso en cada foto. O mejor aun, educar el ojo hasta conseguir deducirla. Si la cámara es digital la tarea es expedita. En la información que se registra con cada imagen queda guardada la distancia focal que se utilizo en cada imagen. Entonces, revisando las imagenes preferidas, algunas de las que no pasaron el corte pero están cerca, las que son buenas pero no pasan de ser el mismo cliché de siempre… se hará claro para el personaje que la mayoría de sus imagenes las toma con su zoom en la posición de 105mm, por ejemplo, o en macro a 80mm, o en 18mm… Ese día no hará falta nadie que le diga que lente comprar, ahora si, en la mejor calidad que su bolsillo permita.

 

Pero no hay que botar o regalar esos cuasimodos. En general los lentes sobreviven muchos años. Aun los mas económicos. Seguramente el dueño hará de su nuevo lente, el lente “profesional”, de diafragma amplio, un lente luminoso y preciso, que tal vez no haya terminado de pagar, su caballo de batalla. Pero de cuando en cuando tendrá que usar alguna distancia que esta en sus zooms. El tiempo pasa y el disco duro y las cajas de zapatos se llenan aun mas, de imagenes en cantidades ingentes. Entonces la economía vuelve a mejorar y el deseo de tener un nuevo miembro en la familia vence. De nuevo la estadística salva el día.

 

Pasan 5 años y entonces la recomendación habrá servido sus frutos. Ese consejo pretérito habrá obligado a ese fotógrafo en ciernes a encontrar su propio léxico. La fotografía es mensaje, es un lenguaje. Los lentes son parte de ese léxico, tal vez la parte mas importante. Nadie, nunca, podrá recomendar a otro, que lente comprar. Porque de cierta forma estaría imponiendo sus propias palabras. Encima, lentes se fabrican por miles, con características mínimas que los diferencian unos de otros, todo en un afán mercantilista que no hace bien a la billetera de nadie. Y además, las cámaras se hacen para ser desechadas, como los lapices. Los lentes, como las palabras perduran (no tanto, pero aquí si disculpen la hipérbole, es en pos de la poesía -otra exageración, pido excusas nuevamente.-).

 

Queda claro que la única forma de aprender fotografía, así sea solamente para saber comprar equipo, es haciendo muchas fotos. Muchas, porque entre mas grande la muestra, mas acertada la estadística. Lo dice el diccionario:

Léxico: Caudal de voces, modismos y giros de un autor.

 

Caudal. Un caudal de fotos, no de lentes.

Anuncios


One Response to “Léxico.”

  1. 1 Carlos

    ¿Me podrias recomendar un buen objetivo para realizar tomas de modelos en un plató?


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: